Subaru BRz

Para muchas personas su coche es mucho más que un medio de transporte capaz de llevarte de un punto A a un punto B en el menor tiempo posible, con el mayor confort y los consumos más contenidos. Para ese tipo de gente que busca algo más, el Subaru BRZ se lo ofrece por menos. Esa fue una de las premisas a la hora de desarrollar el deportivo japonés, conseguir un coche que gracias a la sencillez y simplificación, ofrece un comportamiento dinámico, ágil y deportivo que por naturaleza se combinaría con un precio ajustado a esa sencillez. He de admitir que el Subaru BRZ aparte de a nivel dinámico, en cuanto a equipamiento, ofrece más de lo que me esperaba de él.

El Subaru BRZ tiene poco que envidiar a muchos de sus rivales en cuanto a nivel de acabados interiores. Los plásticos de alta calidad, muchas partes forradas en piel con las costuras en contraste (acabado Premium), un tacto general de los mandos muy agradable, detalles como los asientos forrados en alcántara y piel o el climatizador bizona lo sitúan a un nivel muy semejante al de sus rivales. Puede que solo el tacto de algunos mandos, como los botones de la radio o el ridículo reloj digital situado sobre la consola central sean los únicos detalles que ensombrezcan un poco un conjunto que brilla por su calidad.

Untitled